Hay pacientes minusválidos que tienen dificultades para realizar una correcta higiene dental, pues pueden tener disminuidas las capacidades motoras y/o las mentales. Por este motivo es fundamental la concienciación de sus cuidadores para mantenerles una adecuada higiene dental, pues son grandes los beneficios que estos pacientes obtienen con ella, así como los perjuicios en el caso de no ser adecuada.

Siguiendo las pautas que se indican a continuación, nuestra ayuda al disminuido será más eficaz:

1. Limpieza realizada por el cuidador:

La persona disminuida debe colocarse delante de la persona encargada de su higiene y dando la espalda a ésta, sentado en una silla y con la cabeza hacia atrás. El encargado de su higiene se situará de pie por detrás y así tendrá una buena visibilidad y un fácil acceso a los dientes. Se debe escoger un cepillo de cabezal pequeño y si es necesario adaptar el mango curvándolo. Esta limpieza debe realizarse después de cada comida, prestando especial atención a la limpieza de después de cenar.

2. Limpieza personal:

En algunas situaciones puede ser él mismo quien lleve a cabo su propia higiene aunque reciba ayuda de otras personas. En estos casos es de gran ayuda la utilización del cepillo eléctrico, pues el movimiento no es combinado, es sólo el traslado del cepillo de un diente a otro, y es el propio cepillo el que hace los movimientos de limpieza. En caso de utilizar el cepillo manual, es de gran ayuda la adaptación del cepillo dental para que su manejo sea más fácil. Así puede agrandarse el mango del cepillo con la empuñadura del mango de una bicicleta. También se puede doblar el mango o alargarlo atándole un trozo de madera o plástico. Puede ser útil sujetar el cepillo a la mano con una banda elástica.

Reserva online
CENTROS DENTALES BANCHS Y ROJAS

Reserva la cita para tu tratamiento en apenas unos minutos, rellenando un simple formulario