El tipo de corona que se utilice durante el procedimiento dependerá de las necesidades y objetivos inpiduales, además de la recomendación que le hagamos.

1.   Coronas de Zirconio

Hoy en día es el material de primera elección para una corona pues además de ser un material biocompatible que hace que sea muy bien tolerado por los tejidos bucales, es muy estético, haciendo que el resulatado final de la Funda o Corona sea mucho más natural. Se asemeja en translucidez y luminosidad a un diente natural haciendo que el resultado final sea mucho más estético.

2.   Coronas de cerámica sin metal

Dan un aspecto muy natural y se suelen utilizar en dientes anteriores. El material cerámico imita perfectamente el color del diente y la translucidez del esmalte de los dientes naturales. Sin embargo, no son tan resistentes y no funcionan tan bien en los dientes posteriores, pues estos soportan mucha presión de la oclusión y la masticación.

3.   Coronas de metal-porcelana

Las coronas de porcelana fundida sobre metal son más fuertes que las cerámicas puras y mucho más estéticas que las de metal. No obstante, el metal que lleva de base le da una apariencia opaca a estas coronas de porcelana fundida sobre metal. Debido a que carecen de la calidad reflectante de los dientes naturales, las coronas de porcelana fundida sobre metal no son tan discretas como las coronas de cerámica sin metal. Asimismo, con este tipo de corona y con el paso del tiempo, es posible que se vea una franja delgada de metal a lo largo de la línea de la encía.

4.  Coronas metálicas

No son una opción para dientes visibles, pero pueden ser una opción para la reparación de dientes posteriores cariados o dañados. No se usan con frecuencia, pues no son estéticas. Son muy duraderas y se pueden colocar sin necesidad de desgastar el diente natural tanto como en las otras coronas.

Reserva online
CENTROS DENTALES BANCHS Y ROJAS

Reserva la cita para tu tratamiento en apenas unos minutos, rellenando un simple formulario