Es un procedimiento mediante el cual el paciente entra en un estado de inconsciencia y no siente dolor ni tiene recuerdo alguno del procedimiento. Alivia la ansiedad y pone a los pacientes en un estado similar al sueño, de modo que se recuerda muy poco del procedimiento.

Hay dos métodos de sedación dental dependiendo del tratamiento que se realice o del grado de ansiedad dental que tenga el paciente. El Dr. determinará qué tipo de sedación dental necesita el paciente:

  • Sedantes orales: se pueden administrar a un paciente la noche anterior a un procedimiento dental o de 30 minutos a una hora antes de la cita dental, según la gravedad de la ansiedad. Los sedantes orales no producen alivio del dolor, de modo que también será necesario utilizar anestesia local.
  • Sedación intravenosa (IV): al igual que los sedantes orales, no alivia el dolor, de modo que también será necesario el uso de anestesia local junto con este método de sedación dental. Con este método se puede conseguir tanto una sedación consciente, donde el paciente está consciente y es capaz de responder a órdenes pero tiene una relajación extrema, como una sedación profunda, donde el paciente está en un estado entre consciencia e inconsciencia y no podrá responder a órdenes en forma coherente. Se realiza en medio hospitalario y es administrada por un anestesista.

Reserva online
CENTROS DENTALES BANCHS Y ROJAS

Reserva la cita para tu tratamiento en apenas unos minutos, rellenando un simple formulario