Se conoce vulgarmente como "matar el nervio" y consiste en la extirpación del paquete vásculo-nervioso que se encuentra en el interior del diente y que es el causante del dolor dentario.

Se realiza cuando el nervio está afectado de forma irreversible, bien por caries, por traumatismo o por lesiones periodontales severas. En estos casos el diente se vuelve sensible al frío, al calor y/o a la masticación. El dolor puede variar de intensidad y ser constante o intermitente.

En muchas ocasiones la afectación del nervio lleva tiempo y puede haber una necrosis del nervio.

El diente puede cambiar de color y aparecer un flemón. En ocasiones se forma una fístula y sale la infección hacia la cavidad bucal, en la encía, aproximadamente un centímetro por encima del diente afectado.

Si el diente no se trata y la infección continúa sin ser tratada, se puede perder el diente por lo que necesitará un implante o un puente fijo

En caso de un dolor agudo, la realización de este tratamiento alivia inmediatamente la sensación dolorosa, quedando solo una leve sensación de molestia que cesará en pocos días.

La única alternativa a la endodoncia es la extracción ya que el daño del nervio es un proceso irreversible.   

Pero recuerde que no hay nada mejor el propio diente.

Reserva online
CENTROS DENTALES BANCHS Y ROJAS

Reserva la cita para tu tratamiento en apenas unos minutos, rellenando un simple formulario